Kalandraca


Limpia y cristalina

P1120524

El clientelismo político es un sistema extraoficial de intercambio de favores, en el cual los titulares de cargos políticos, especialmente en los ayuntamientos, regulan la concesión de prestaciones obtenidas a través de su función pública o de contactos relacionados con ella, a cambio de apoyo electoral y beneficios privados.

En un sistema de clientelismo, el poder sobre las decisiones del aparato administrativo se utiliza para obtener beneficio privado. Alcaldes, concejales, afines, toman decisiones que favorecen a sus clientes, y que estos compensan con la perpetuación en el poder del funcionario implicado o de su entorno.

En el clientelismo los bienes públicos no se administran según la lógica imparcial de la ley y la economia, sino que bajo una apariencia legal se utilizan discrecionalmente por los detentadores del poder político. Sin embargo, existen pocos incentivos para que los participantes busquen acabar con el sistema clientelar, puesto que este se halla institucionalizado como patrón regular de interacciones, conocido, practicado y asumido por los actores.

Mencey Macro

http://www.goear.com/files/sst2/94e516fbc79cfcf9df0f3d98abd87c43.mp3″

Eric Clapton – Before You Accuse Me


¡¡¡¡¡ Gibraltar Español !!!!!!

P1120577Arensivia tome posisiones

http://www.goear.com/files/sst4/b78847c830a60d51e4c208c13e76577d.mp3″

Una vida color de rosa

P1120491

Lo he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes. Cómo se han trajinado –ahí no hay discrepancias ideológicas– el privilegio de cobrar la máxima pensión pública de jubilación tras sólo 7 años en el escaño, frente a los 35 de trabajo honrado que necesita un ciudadano común. Cómo quienes llegan a ministros tendrán, al jubilarse, sólidas pensiones compatibles con cualquier trabajo público o privado, pensiones vitalicias cuando lleguen a la edad de jubilación forzosa, e indemnizaciones mensuales del 100% de su salario al cesar en el cargo, cobradas completas y sin hacer cola en ventanillas, desde el primer día.                                                                                                         A.Pérez Reverte

http://www.goear.com/files/sst4/c6376bffeee3d0937a95cbd0916b93a6.mp3″
Los Enemigos. Que bien me lo paso